Cómo aislar nuestra vivienda del calor

Con las altas temperaturas del verano, lo único que queremos es mantenernos lo más frescos posible. Esto sólo lo podemos conseguir estando en la piscina, en la playa o manteniendo nuestra casa fresca durante todo el día. Pero esto a veces resulta muy complicado debido a las altas temperaturas que podemos llegar a soportar durante todo el verano.

A continuación, vamos a ver algunos consejos que podemos seguir para aislar nuestra vivienda del calor y mantenerla lo más fresca posible:

  • Lo primero que debemos hacer es ventilar por las mañanas muy temprano y por las noches, que son las horas del día en las que las temperaturas no son tan altas. Aprovecha la ventilación cruzada, es decir, la ventilación natural que se crea abriendo al mismo tiempo ventadas opuestas.
  • Para tener la casa fresquita y controlar el gasto energético, podemos mantener la temperatura del aire acondicionado en torno a los 26º.
  • Examina que todas las aberturas tengan un buen aislante, como por ejemplo burletes.
  • Mantén cerradas todas las cortinas y persianas que puedan impedir el paso del sol de forma directa.
  • Aislar el suelo. Los suelos son una fuente de pérdida energética en los edificios que puede alcanzar valores del 15%, especialmente aquellos en contacto con el terreno, con el exterior o con locales sin calefacción, como garajes o almacenes. Existen materiales que, en una rehabilitación, ayudan a mejorar el aislamiento de los suelos como los suelos secos que incorporan aislamiento térmico en sus placas reduciendo considerablemente las pérdidas energéticas. Su colocación se hace de forma rápida y sencilla sin necesidad de tiempos de secado en su instalación, como su nombre indica.
  • Aislar las ventanas también es muy importante para evitar el calor. Hay que tener en cuenta que el aislamiento siempre será más efectivo si se realiza desde el exterior hacia el interior de la vivienda, esto es evitando al máximo la radiación directa del sol sobre los cristales. Hoy en día hay muchas opciones para aislar las ventanas:
  1. Los toldos resultan imprescindibles si tu vivienda está orientada al sur o al este, ya que el sol incidirá sobre las ventanas durante gran parte del día. Gracias a ellos se puede reducir la temperatura interior hasta 10 grados.
  2. Otra forma de aislar las ventanas del calor es colocando láminas de vinilo de protección solar. Este tipo de vinilo protege frente al deslumbramiento, la decoloración y el calor ya que rechaza un elevado porcentaje de radiación solar.
  3. El tejido screen es un tejido sintético compuesto de filamentos de PVC o poliéster y fibra de vidrio que tamiza la luz creando al mismo tiempo una barrera contra el calor.
  4. Las cortinas con aislante o forro térmico son capaces de aislar tanto del frío exterior como de conservar el fresco interior. Cuentan con una tecnología que refleja entre el 80 y el 90% de los rayos infrarrojos, lo que supone una rebaja de 7 grados en el interior de la vivienda.