Efectos del pH desajustado en piscinas.

Para poder disfrutar todo el verano de nuestra piscina, es imprescindible que haya un mantenimiento diario, para saber qué acciones hay que realizar para mantener a punto nuestra piscina diariamente, puedes consultar nuestra entrada de “Limpieza y mantenimiento diario de la piscina”.

Una de las cosas más importantes para que la piscina esté en correcto estado, es controlar el pH. Pues tanto un pH alto como bajo puede provocar daños en las personas y en la piscina. Controlar el pH es muy sencillo, puedes consultar nuestra entrada de “Control del pH en agua de piscinas” para saber cómo hacerlo.

Vamos a explicarte algunos problemas que conlleva tanto un pH alto como bajo:

Problemas por pH alto

 Un alto pH puede provocar problemas tanto en las personas como en la piscina. Un pH superior a 7,8 puede enturbiar el agua y dejar restos en las paredes de la piscina. Además evita que el cloro y otros desinfectantes puedan trabajar efectivamente, lo cual implica que algunas bacterias no se mueren. Por lo tanto, un alto pH en piscinas puede provocar problemas como:

  • Destrucción de las paredes y el suelo de la piscina: si el pH es muy alto, es posible que las paredes y el suelo se dañen. Un pH alto conlleva un nivel de acidez alto en el agua, por lo tanto, disolverá el yeso y el cemento de la piscina, dejando ásperas las superficies.

Problemas por pH bajo

El pH bajo puede causar irritación en la piel y en los ojos. Como con un pH alto, el cloro y otros desinfectantes no son tan efectivos si el pH es bajo, haciendo posible que algunas bacterias peligrosas puedan sobrevivir. Además, el agua con un pH bajo corroerá los productos metálicos, desgastando las escaleras de metal y las bombas de calentamiento. Un pH bajo en piscinas puede provocar problemas como:

  • Problemas de limpieza

Si el agua tiene un pH bajo, se verá turbia. Una piscina con pH bajo no se verá limpia y brillante. El cloro se disipa con rapidez en las piscinas con pH bajo.

  • Irritación de la piel y de los ojos

El alto nivel de acidez de una piscina con un pH menor a 7 puede provocar irritaciones en los ojos y en la nariz. La piel y el cuero cabelludo de se secará, picará y podría desarrollar una erupción

  • Teñido

Los efectos del pH bajo en las paredes y los metales dentro del a piscina liberarán sulfatos en el agua. Cuando el sulfato entra en contacto con las paredes y el piso de la piscina, se forman manchas en estas áreas.

Así pues, recuerda que es imprescindible controlar el pH de tu piscina varias veces al día, pues un pH desajustado puede ser nocivo para la salud.