Limpieza de las canaletas del tejado

Llegan los días de lluvia, y a causa de esto, la acumulación de tierra y barro en las canaletas de los tejados, e incluso moho si el techo está a la sombra y no tiene oportunidad de secarse. Las tejas enmohecidas tienen más probabilidades de romperse y ocasionar fugas. Los techos de tejas tienen muchas ventajas, pueden aguantar climas extremos, además tienen propiedades termales muy buenas que reducen las temperaturas sobre el techo, por eso debemos cuidarlas para que nos duren muchos años. Las canaletas se ocupan de recoger el agua del techo y la conducen a un desagüe. Hay dos tipos de canaletas para instalar en el techo y en las tejas. Por un lado, la canaleta cornisa, la cual está hecha de aluminio lacada, se ve bien estéticamente y es muy efectiva.

Por otro lado las canaletas semi redondas, también fabricadas de aluminio, pero contiene nervaduras muy bien terminadas que le dan un aspecto más elegante.

Vamos a ver pasos sencillos a seguir para limpiar las canaletas de los tejados y mantener las tejas en buen estado durante mucho tiempo:

  1. Lo primero que debemos hacer a la hora de limpiar la canaleta del tejado será retirar toda la suciedad que se acumula: hojas, ramas, tierra, musgo, etc. Para ello, debemos usar una escalera lo suficientemente alta, bien apoyada para evitar sustos y accidentes; o si se trata de un edificio más alto, podéis hacerlo directamente desde el tejado.
  2. Para limpiar el canalón, vamos a  ayudarnos de un cepillo o escobilla y si el conducto presenta restos secos adheridos, también podemos usar una espátula para eliminarlos.
  3. Asimismo, se recomienda colocar al principio de la bajante una rejilla que filtre el agua para evitar que la suciedad se acumule al final del canalón.
  4. Nos ayudaremos también de una manguera para enjuagar las canaletas con el chorro a presión hasta dejarlas bien limpias. Será necesario hacerlo también con las bajadas, donde también suelen acumularse restos que obstruyen el paso del agua.
  5. Se recomienda aprovechar la limpieza de los canalones para comprobar su estado y, en caso de ser necesario, llevar a cabo las reparaciones pertinentes. Deberemos comprobar que la canaleta no está agrietada ni perforada y, en caso de estarlo, procederemos a arreglarla o sustituirla.

Con estos pasos conseguiremos tener las canaletas bien despejadas de tierra y moho, puesto que no se quedarán acumulados ahí. De esta manera evitaremos que las tejas se deterioren.