Limpieza de terrazas y azoteas.

Ahora con la llegada del otoño y de sus lluvias, nuestra terraza y/o azotea se llena de hojas caídas, barro, tierra mojada, etc. Por lo tanto tenemos que hacer limpieza de vez en cuando y no dejarla pasar, ya que sino cuando llegue de nuevo el buen tiempo nos costará más trabajo volverla a poner a punto. El suelo y las paredes se llevan la peor parte, por eso vamos a centrarnos en la limpieza de estas dos superficies.

Uno de los suelos que más abundan en las terrazas, patios, o azoteas, son los de baldosas de barro cocido. Se caracteriza por su aspecto rústico y poco uniforme, rugoso y, aunque es muy acogedor y bonito, tiene una desventaja y es que es un material muy poroso. Esto para unas cosas es bueno, ya que filtra con facilidad cualquier tipo de  líquidos, pero por otro lado, tiene la desventaja de que la suciedad también filtra con facilidad, y se manchan enseguida. Vamos a ver unos trucos caseros para limpiar baldosas de barro cocido:

  1. Con agua y lejía: Para eliminar las manchas, podemos limpiar el suelo con agua y lejía sin necesidad de frotar demasiado ni utilizar demasiada agua. Una vez fregados, tendremos que aclarar con agua.
  2. Limpiar las baldosas con agua y vinagre: esta es otra manera de quitar las manchas, pero esta no es necesario aclarar.
  3. Limpiar las baldosas con aceites vegetales: Esta forma de limpiar las baldosas, también es bastante eficaz. Por ejemplo el aceite de linaza, sirve para retener la humedad. El modo de aplicarlo será con un paño, y se tendrá que dejar que absorba de forma natural, sin aclarado ni secado. Veréis que la superficie lo absorbe rápidamente. Este producto, favorecerá el impermeabilizado, y también le dará brillo e intensificará su tono natural.
  4. Limpiar las baldosas con ceras nobles: Para esta solución, necesitaremos diluir en un cubo una pequeña proporción de algún producto especial para este tipo de suelos, hecho con ceras nobles de origen vegetal,  estos productos naturales los podréis encontrar en cualquier tienda especializada en suelos, o en tiendas de bricolaje. Para una correcta utilización, es necesario que sigáis las medidas que recomiendan en las instrucciones. También es aconsejable pasar la fregona completamente escurrida, y sin dejar charcos en la superficie. Por último, dejaremos secar al aire libre. Es conveniente repetir esta operación una vez por semana.

Las paredes exteriores de terrazas o azoteas, suelen ser de ladrillo cara vista. Para el buen mantenimiento de este tipo de paredes, el truco está en lavarlas regularmente y para ello, vamos a ver algunos remedios caseros y consejos muy eficaces para limpiar los ladrillos a cara vista y que vuestras paredes exteriores recobren el color y brillo natural del primer día:

  1. Eliminar las manchas blancas en ladrillos con vinagre blanco: Este tipo de manchas son las más comunes. Para eliminar estas manchas blancas, basta con humedecerlas con un trapo empapado de vinagre y dejarlo reposar sobre las manchas y enjuagar al rato. Repetir si fuera necesario hasta que la mancha desaparezca.
  2. Eliminar las manchas de grasa en ladrillos con detergente: Para eliminar las manchas de grasa o suciedad, tendremos que diluir agua tibia con un poco de detergente en polvo (aseguraos de que no lleve blanqueante) o un chorrito de detergente para lavaplatos, ambos son buenos para este tipo de limpieza. Con la ayuda de un cepillo de cerdas duras, iremos frotando sobre las manchas haciendo círculos, dejaremos que actúe durante unos diez minutos, y luego aclararemos con agua limpia. Para el aclarado, y para una mayor comodidad, utilizad una manguera para jardín.

Con estos consejos, podrás disfrutar de una terraza y/o azotea, limpia todo el año, y sobre todo en buen estado.