Limpieza de guarderías 1

Las guarderías deben ser espacios donde se desarrollen las habilidades cognitivas, motrices y psicológicas de los niños, sin que tengan lugar accidentes por la falta de previsión.

La higienización y desinfección de estos espacios es indispensable para prevenir enfermedades infecciosas en los niños, ya que sabemos que estos, suelen enfermar con frecuencia.

Las limpiezas de estos centros hay que realizarlas a diario, haciendo hincapié en las superficies con las que tienen más contacto como: mesas, suelo y juguetes, esto último es muy importante, ya que los niños juegan, manosean y se meten en la boca juguetes que utilizan otros niños, y ahí es donde se acumulan más gérmenes y microorganismos.

Al limpiar las aulas de una guardería hay que tener cuidado con los productos que se utilizan, ya que algunos pueden resultar tóxicos.

La precaución es la norma cuando se habla de guarderías, así pues veamos algunos consejos para la limpieza de las aulas y zonas comunes.

  1. Limpiar las mesas, las encimeras, los picaportes, los artículos de aprendizaje, teléfonos y juguetes diariamente, con agua ozonizada y los productos indicados. También se puede desinfectar diariamente estos artículos.
  2. Ventilar las aulas para renovar el aire del interior.
  3. Barrer, aspirar y fregar los suelos de las aulas con los productos indicados.
  4. Vaciar las papeleras.
  5. Limpiar y desinfectar los baños y la zona de comedor diariamente.
  6. Limpiar cristales, puertas y picaportes.
  7. En caso de que haya alfombras, hay que desinfectarlas regularmente.
  8. Si hay manchas de pintura de cera en la pared, toma nota de estas dos indicaciones que podrás realizar de manera sencilla:
    • Unta sobre la mancha pasta de dientes hasta que quede cubierta. A continuación, frota la zona con agua tibia a la vez que la vas limpiando, con este truco conseguirás quitar las manchas de la pared de forma sencilla.
    • Otra solución sería utilizar carbonato de sodio. Sumerge una esponja en una solución de carbonato de sodio y agua, luego pasa una esponja húmeda sobre la superficie.

Antes de realizar la limpieza, se debe prestar atención a las advertencias de peligro e instrucciones que indican las etiquetas de los productos. También se recomienda utilizar guantes para proteger las manos al trabajar con algunos productos.