Mantenimiento de una piscina cubierta

Ahora que ha acabado el verano y llegan los meses fríos, algunas piscinas son cubiertas y climatizadas para seguir haciendo uso de ellas durante el otoño e invierno.

Por eso, debemos saber que algunos de los cuidados de una piscina cubierta son semejantes a los de una piscina al aire libre, pero hay otros que son diferentes, y los tenemos que tener presentes si queremos que nuestra piscina cubierta se encuentre en buen estado hasta que vuelva a llegar el buen tiempo y volvamos a quitarle la cubierta.

Primero, tenemos que diferenciar dos tipos de piscinas cubiertas, las que se siguen utilizando y las que pasan a su etapa de hibernación. Ya que entre estas dos, hay una diferencia de cuidados, la utilización de deshumidificadores. Esto es indispensable en las piscinas que se van a seguir utilizando, ya que no solo cumple la función de aclimatar el ambiente, sino también de elemento de mantenimiento para que el vapor de agua no dañe el mobiliario, evita la aparición de  moho, lo que hace que no se desgaste la cubierta.

Cubrir las piscinas durante los meses fríos tiene varias ventajas:

  1. El ahorro de productos químicos, tanto en piscinas en etapa de hibernación como en las que utilizamos todo el año.
  2. Ahorraremos también en la actividad de los limpia fondos.
  3. La bomba de filtrado reduce su trabajo, solo se utilizará un cuarto de tiempo del utilizado en temporada de baños.

Por otra parte, debemos mantener la cubierta en buen estado, limpiándola de manera rutinaria. No utilizaremos demasiada cantidad de producto, pues esto no dará mejor resultado, sino que gastaremos más. También es recomendable ir aclarando a medida que vamos limpiando, así evitaremos que el producto permanezca demasiado tiempo en la superficie de la cubierta y por último secaremos la cubierta con un trapo para eliminar las marcas.

Aunque el mantenimiento de una piscina cubierta es menor al de una piscina al aire libre, no debes descuidarla, así no te llevarás una sorpresa desagradable.