Normas de uso en piscinas de uso comunitario

Aunque se trate de un espacio para el ocio y el esparcimiento, es necesario que las piscinas de uso colectivo informen a sus usuarios de algunas normas básicas que ayuden a mantener:

  • La convivencia entre las personas que usan la piscina
  • Las condiciones básicas de seguridad e higiene en la piscina

Estas normas de uso deben publicarse de forma clara, visible y accesible para todo tipo de usuarios tanto en la entrada como dentro del recinto. También es importante establecer una figura que arbitre y vele por el cumplimiento de estos hábitos y conductas. Algunas de estas normas, aunque puedan parecer obvias, deben hacerse constar de forma inequívoca.

Duchas antes y después del baño

Para evitar traspasar restos de sudor, bronceadores o protectores solares al agua es muy importante que todos los usuarios usen las duchas antes de cada baño. Este hábito nos ayudará a mantener la calidad del agua, evitando muchos problemas de salud derivados del uso compartido de la piscina.  También es un hábito saludable ducharse al salir del agua, ya que la combinación entre el cloro de la piscina y el sudor, bronceadores y cremas solares puede producir reacciones cutáneas y respiratorias.

Prohibido orinar en el agua

Diversos estudios señalan que al menos el 20% de los usuarios suelen orinar dentro del agua y que estos restos orgánicos reaccionan con los productos químicos de la piscina produciendo compuestos altamente tóxicos (problemas respiratorios y envejecimiento celular, entre otros daños). Es importante concienciar a los usuarios para que los niños -y no tan niños- no realicen sus deposiciones dentro del agua y que usen los servicios habilitados al efecto. Por razones lógicas de higiene, tampoco estará permitido orinar en las duchas.

Evitar objetos extraños dentro del agua

No debe permitirse que los usuarios se tiren al agua vestidos, salvo en aquellos casos en los que se justifique prescripción médica por patologías cutáneas. Tampoco deben entrar en contacto con el agua toallas, calzado o colchonetas y flotadores de grandes dimensiones que puedan molestar a otros usuarios del recinto. También debe evitarse que restos orgánicos entren en contacto con el agua (restos de césped, alimentos y bebidas, etc). Se prohibirá fumar y consumir alimentos y bebidas dentro del agua, incluso en los bordes. Las gafas de cristal, si se rompen, pueden provocar heridas y problemas mecánicos, por lo que su uso dentro del agua estará completamente desaconsejado.

Educación y civismo

No estarán permitidos juegos y conductas de carácter violento que pueda molestar a otros bañistas y causar daños físicos propios y ajenos, de la misma manera que se prohibirán saltos «acrobáticos» que pueden generar accidentes graves. Todos los usuarios deberán seguir las indicaciones del personal de seguridad (socorristas) en todo momento.

El cumplimiento de estas normas básicas nos ayudará a pasar un verano sin incidentes en una piscina saludable y segura. Gestliman te ayudará en todos los aspectos sobre seguridad e higiene en tu piscina.